Gastroenterología

Después de una tragedia, médicos argentinos buscan restaurar la confianza pública en la endoscopia digestiva

Corpomedica
10 Enero de 2019
BUENOS AIRES, ARG. Débora Pérez Volpin, conocida periodista y presentadora de 50 años de edad, acudió a una clínica de esta ciudad el día 6 de febrero de 2018 a fin de realizarse una endoscopia digestiva alta con fines diagnósticos, la cual tuvo un desenlace fatal, declarándose su fallecimiento aproximadamente una hora después de iniciado el procedimiento.

El día anterior Débora Pérez Volpin había consultado por una epigastralgia. El procedimiento de rutina comenzó a las 17:20 horas, pero algo salió terriblemente mal: cinco minutos después la paciente sufrió una rápida descompensación, entró en paro cardiorrespiratorio y, ante el fracaso de las maniobras básicas y avanzadas de reanimación, se declaró su fallecimiento 55 minutos después de su entrada a quirófano. La periodista tenía dos hijos de 16 y 20 años de edad, y dos meses antes había asumido el cargo como diputada de Buenos Aires.

El caso conmocionó al país y también tuvo un impacto inmediato en la disposición de los pacientes para someterse al procedimiento.

Dr. Alejandro Nieponice Aunque no existen registros oficiales ni publicaciones, la cantidad de endoscopias digestivas altas "debe haber caído por debajo de 50% y en algunos centros, quizás hasta 80%", comentó a Medscape en Español el Dr. Alejandro Nieponice, médico endoscopista, cirujano esofagogástrico y director de un novedoso programa de la asociación de Endoscopistas Digestivos de Buenos Aires, que procura garantizar la calidad y seguridad de ese estudio y contribuir a restaurar la confianza del público.

"Generalmente, el impacto que producen las noticias de famosos que sufren algún problema de salud es temporal y dura un par de semanas. Pero llevamos casi un año, y todas las semanas alguien me menciona el caso. Si bien las endoscopias se recuperaron, todavía no vuelven al nivel inicial", enfatizó el Dr. Nieponice, quien dirige el Instituto del Esófago del Hospital Universitario de la Fundación Favaloro, en Buenos Aires, y es miembro facultativo del McGowan Institute for Regenerative Medicine de la University of Pittsburgh, en Estados Unidos.

Asimismo, el especialista agregó: "Como asociación profesional podíamos mirar desde afuera o tomar cartas en el asunto e involucrarnos de lleno. Y optamos por lo segundo".

La iniciativa de los profesionales de la salud tiene dos pautas fundamentales: por un lado, el lanzamiento de una certificación como "Centro de Calidad de Endoscopistas Digestivos de Buenos Aires", para aquellas instituciones que mantengan estándares en aspectos de instalaciones, técnicos y del recurso humano, vinculados con la seguridad y la calidad en la realización de estudios endoscópicos digestivos; por el otro, una campaña de videos en redes sociales en la que distintas personalidades, incluyendo al neurólogo y neurocientífico Facundo Manes, la exmodelo y periodista Teté Coustarot, el cantante Jairo y el director técnico de fútbol Guillermo Barros Schelotto, enfatizan la importancia de este tipo de procedimientos.

Una caída sin precedentes

Desde las mastectomías de Betty Ford y Angelina Jolie hasta el lupus de Selena Gomez y las críticas a la vacunación de Jenny McCarthy, en la literatura médica hay numerosas publicaciones acerca del efecto que tienen ciertos diagnósticos, intervenciones, opiniones o suicidios de celebridades sobre el conocimiento, las actitudes y las conductas del público.

Sin embargo, al parecer no existen antecedentes a nivel mundial de un desplome tan marcado en las endoscopias digestivas después de la difusión pública de una complicación. En el año 2014, la inesperada muerte de la comediante y actriz Joan Rivers después de una endoscopia digestiva alta de rutina, originó dudas y preocupación en algunos pacientes, según reportaron medios en Estados Unidos, pero la edad avanzada de la actriz podría haber servido para acotar los temores.

"Ella tenía 81 años. ¿Qué otros problemas de salud tendría? Yo me haría una endoscopia de nuevo", señaló entonces una mujer de 44 años al sitio de noticias PennLive.com.

Pero Pérez Volpin tenía 50 años y se le veía como una mujer activa y saludable. ¿Cómo pudo terminar así? Según el informe de la autopsia complementaria, la muerte habría sido originada por una perforación instrumental del esófago que determinó un "pasaje de gas al mediastino con neumomediastino, neumopericardio y neumotórax bilateral".

En junio de 2018 la justicia procesó al endoscopista "por violación al deber de cuidado" y también a la anestesista que participó del procedimiento, porque "advirtió tardíamente" el cuadro que desarrolló la periodista: "Confiada en que se trataba de un estudio de rutina en el cual estadísticamente no se registran complicaciones, desatendió los signos vitales de su paciente, apoyándose en el equipo que la monitoreaba", escribió el juez.[4] La insuflación posterior de aire y la impericia en la intubación de la anestesista habrían contribuido a agravar el cuadro. El juicio tendrá lugar en la primera mitad del año 2019.

Es natural que la nueva campaña en Argentina, además de promover el beneficio preventivo de las endoscopias digestivas, apunte a subrayar la seguridad estadística del procedimiento. Como parte de esta campaña, un famoso proporciona esta información: "¿Sabías que en 25% de los pacientes que se realizan una colonoscopia se detecta una enfermedad que se puede tratar a tiempo antes de que progrese a cáncer?".

Según una guía de la American Society for Gastrointestinal Endoscopy, publicada en 2012, la tasa de eventos adversos de las endoscopias digestivas altas oscila en grandes series de 1 en 200 a 1 en 10.000, con una mortalidad que va desde cero hasta 1 en 2.000. En particular, la tasa de perforación esofágica en estos procedimientos diagnósticos varía de 1 en 2.500 a 1 en 11.000.

En un video de la campaña, el Dr. Manes, uno de los médicos más populares de Argentina, aclara a los pacientes: "Los seres humanos pensamos que somos más racionales de lo que realmente somos. Lo racional es saber que la endoscopia protege vidas y es muy segura. No te dejes guiar por las emociones".

En declaraciones a la prensa, el Dr. Nieponice insistió en que la probabilidad de un accidente es mayor cruzando la calle que haciéndose una endoscopia.

Un antes y un después

A nivel regional, los ecos de la muerte de Pérez Volpin traspasaron las fronteras. Dr. Nicolás González Flaqué

"Este infortunado caso fue un gran golpe para toda la comunidad médica, especialmente para el equipo relacionado con la realización de estudios endoscópicos. Hubo un antes y un después", señaló a Medscape en Español el Dr. Nicolás González Flaqué, profesor asociado de Gastroenterología de la Universidad de la República, en Montevideo, Uruguay, y actual presidente de la Sociedad Uruguaya de Endoscopias Digestivas.

En septiembre de 2018, en el marco del XIX Congreso Uruguayo de Gastroenterología y IX Congreso Uruguayo de Endoscopia Digestiva, GASTROENDO2018, se organizó una mesa especial sobre complicaciones de las endoscopias y se hizo mención de este caso, según recordó el Dr. González. "Una de las conclusiones fue que en caso de ocurrir un evento adverso hay que comunicarlo de manera responsable. Idealmente lo debería hacer algún interlocutor con experiencia en el marco legal", señaló.

Asimismo, el Dr. González señaló que, a diferencia de Argentina, la mayor preocupación por parte de "algunos" pacientes de Uruguay no se tradujo en una reducción del número de procedimientos.

"Cuando un paciente tiene dudas sobre la seguridad de la endoscopia digestiva, le explicamos que es un procedimiento de muy bajo riesgo, sobre todo la endoscopia diagnóstica. Y también le mencionamos que es muy importante que los procedimientos sean realizados en centros con personal capacitado y equipamiento adecuado", indicó el Dr. González.

En la misma línea, la iniciativa de Endoscopistas Digestivos de Buenos Aires busca "elevar de manera significativa los estándares de calidad ayudando a mejorar los procesos operativos" de las instituciones que realizan el procedimiento en Buenos Aires o el resto del país, destacó el Dr. Nieponice.

El especialista también dijo que aspiran a que los propios pacientes puedan tener un papel activo en la búsqueda de calidad para su práctica endoscópica. Además de una identificación visible en la entrada de los centros certificados por Endoscopistas Digestivos de Buenos Aires, la campaña busca instruir al público para que constate que las instituciones cumplan estándares adecuados, incluyendo la provisión de instrucciones por escrito para la preparación previa, la explicación de riesgos y beneficios con la firma del consentimiento informado, la lectura en voz alta de una lista de verificación en la sala antes de empezar el procedimiento y la entrega de un informe detallado del estudio con 4 - 6 imágenes.

"Cuanto más pacientes lo exijan, más centros habrá involucrados y mejor podremos cumplir con nuestro objetivo", manifestó.

¿Será suficiente para disipar los miedos? ¿Cuándo se podría empezar a visualizar el éxito del programa? "Es difícil pronosticarlo, porque no hay una experiencia de la cual podamos tomar un parámetro. Pero ojalá sea lo antes posible", concluyó el Dr. Nieponice.

El Dr. Nieponice y el Dr. González han declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente. La campaña de Endoscopistas Digestivos de Buenos Aires cuenta con el apoyo de las empresas Boston Scientific, Acher, Biolap y Corpomédica.

(Fuente) https://espanol.medscape.com/verarticulo/5903541